martes, 10 de febrero de 2015









Y a veces subo a los árboles para mirar de frente a mis demonios.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te enfrentarás a ellos como nunca y ganarás como siempre. Estoy segura de ello. Así eres tú. Siempre arrasando con todo, siempre consiguiendo lo que quieres.
Siempre sabiendo volver.
Déjame felicitarte por tus éxitos. Te los mereces.
Abrazos.

Iván Sánchez dijo...

Al final la vida estaba en otro lado y tuve que ir a buscarla. Ahora al volver la vista ya no me duelen los recuerdos, he sabido perdonar...

Gracias por tus palabras.