domingo, 8 de marzo de 2015

La hija del jardinero, de Iván Sánchez




Amigos y amigas,  os presento mi nuevo libro, un poemario titulado La hija del jardinero. Ya podéis conseguirlo en Plasencia, en las librerías El Quijote y la Puerta de Tannhäuser, si eres de fuera de la ciudad La puerta de  Tannhäuser  te lo manda sin gastos de envió. El poemario se presentara el sábado 21 de marzo, a las 20:00 horas, en La sala Verdugo.

Os dejo el prologo escrito por María José Muñoz:

A veces, las pequeñas cosas de la vida, las que a menudo pasan desapercibidas, sin que les demos importancia, de pronto se convierten en un “Tótum revolútum” que te hace  “construir escaleras de versos para observar de cerca las estrellas y poder caer al mar y experimentar la paz del que ya no espera nada, del que todo lo tiene”.

Sin duda estas palabras, de profundo lirismo, con las que Iván Sánchez, a la vez trovador y juglar, da comienzo a este libro, son el mejor avance del cauteloso legado que irá diluyendo y empapando todas y cada una de las páginas que componen este poemario dividido en tres partes: Crononautas, poetáneo y resonancias.

Con distinta forma poética pero, con un mismo hilo conductor aparece el amor, siempre el amor. Es esta mirada, “la del amor”, a veces antiguo, a veces ya perdido, hacia el amigo, hacia el recién nacido, hacia el poeta, hacia el olvido social, la que se convierte en una constante que inunda de intensidad la narración poética brindándonos un paisaje sembrado de metáforas tan sutiles como bellas (la niña del escote de precipicio), con una adjetivación que sobrecoge el alma en “silencios monacales o litúrgicos” pero a la vez la ilumina de color blanco con sabor a mandarinas, limonero o manzanas. Las antítesis(la lluvia no mojaba suspendida sobre el sol) y personificaciones (la luna me castigó) reiteran su presencia una y otra vez haciendo siempre guiños románticos a ese corazón enamorado de un nombre propio, Stefany, verdadero eje en torno al que gira el universo lírico y onírico del poeta, vestido unas veces de “hija del jardinero” y otras de “hacedora de abalorios”pero resumido magistralmente en una resonancia que sirve de colofón “Desde que te amo, cuando los niños me miran, sonríen”.

Dicho esto, finalizar con mi profunda gratitud hacia este gran “palabrista” por depositar su confianza en mí para que el lector inicie su andadura idílica a través de mis palabras que, espero hayan sabido extraer el jugo.”.

2 comentarios:

warbandit dijo...

Muchas felicidad es estimado Iván...
Veo que continúas, y eso es más meritorio que cualquier otra cosa, aún no consigo tu primer libro acá en Uruguay.
Pero espero conseguirlo pronto.

Muchos éxitos...!!!!
Andrés.

Iván Sánchez dijo...

Gracias amigo, un abrazo